¿Evidencias del paraíso?, la aportación del neurocirujano Eben Alexander

Hace ya varios días encontré un artículo en Newsweek en Español que hablaba de un tema que ya en algunas ocasiones había escuchado hablar, ya sea en documentales, películas e incluso en algunos libros y que cuyo contenido me produjo cierto interés para ahondar un poco más en estas cuestiones. El título era “La ciencia del cielo” y en resumidas cuentas trataba el multicitado y muy difuso fenómeno de las ECM o Experiencias Cercanas a la Muerte.

exp_cercana_muerte

De la misma manera que en muchos otros temas en donde la controversia, la información, las ideas, la variedad de sistemas de creencias y las evidencias científicas se licúan, entremezclan y se sirven en el mismo vaso para degustar de innumerables debates y polémica incendiaria, este sin duda no podía ser la excepción. El elemento clave en este tema es el concepto “conciencia”, algo que hasta el día de hoy no se ha podido definir con claridad qué es desde los ojos de la ciencia, cómo es su relación con el cerebro, si realmente este la produce o si es una entidad separada que ha dado pie a la idea de la trascendencia del alma del ser humano después de la muerte.

Es así que el autor de dicho artículo, el Dr. Eben Alexander, reconocido neurocirujano, a través de su libro nos comparte la experiencia o ECM que vivió e intenta demostrar que el paraíso o la “vida” después de la muerte realmente existe. Por supuesto, la disidencia en este tema también se hace presente y también tiene algo importante que decir…

Eben Alexander, Doctor en Medicina por la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, además de ser un reconocido neurocirujano y que ha desempeñado numerosos cargos en instituciones prestigiosas tales como la Universidad de Virginia y la Escuela de Medicina de Harvard, ha publicado el libro Proof of Heaven: A neurosurgeon’s journey into the Afterlife el cual (además del artículo que mencioné al principio) ha provocado muchas reacciones a favor y en contra, tanto en el mundo de la crítica de carácter general y periodística como entre sus mismos colegas y gente especializada.

La premisa fundamental de este libro, sin entrar en detalles neurobiológicos y estrictamente médicos respecto al mal que aquejó al Dr. Eben Alexander, se basa en el hecho de que debido a las características de la experiencia que él vivió (o dice haber vivido) en conjunción con el cuadro clínico severo del que fue víctima, hace concluyente la afirmación de que sí existe una especie de “mundo” mejor, un lugar de infinita paz y armonía, una dimensión en donde se funde el ‘yo’ y ‘lo demás’, lo interno y lo externo, el mundo y el alma, y que estamos aquí para trascender el espacio-tiempo después de la muerte.

El Dr. Alexander hace una especial énfasis en el hecho de que los numerosos casos de ECM que se han presentado no eran demasiado tomados en cuenta ya que estos ocurrían en pacientes que si bien estaban realmente en un muy mal estado de salud (debido a causas cardiovasculares, respiratorias, etc.), su actividad cerebral seguía estando presente por lo cual era lógico determinar que las ya conocidas visiones de avanzar por un túnel hacia una luz resplandeciente o de experimentar sensaciones inusitadas de paz y eternidad, eran generadas por las redes neuronales ya sea como mecanismo instintivo de supervivencia o por cualquier otro motivo, pero siempre circunscrito a la presencia de actividad cerebral.

eben-alexander-proof-heavenDr. Eben Alexander y su libro Proof of Heaven

Menciono que hace énfasis en esta situación ya que como lo afirma el doctor, él sufrió un cuadro grave de meningitis bacteriana a finales del 2008 y que posteriormente lo tuvo al borde de la muerte. La meningitis es una infección que ataca las membranas que cubren al cerebro así como a la medula espinal. La complicación de esta enfermedad puede devenir en serios daños cerebrales, hidrocefalia, hipoacusia y hasta morbilidad neurológica o muerte cerebral. Esto en palabras del Dr. Alexander, significa que sus “sinapsis neuronales, es decir los espacios entre las neuronas que apoyan la actividad electroquímica que constituye la función cerebral, no estaban simplemente en riesgo durante mi experiencia. Realmente estaban detenidas. Solo algunos grupos aislados de neuronas corticales profundas seguían trabajando a duras penas, pero no existían las amplias redes capaces de generar algo parecido a lo que llamamos conciencia“. A manera de resumir el artículo que publicó en Newsweek y que es eje fundamental de su libro, el Dr. Alexander según sus conocimientos así como de la investigación que realizó de su propio caso con sus colegas, no podía estar en condiciones de que su cerebro “proyectara” su “experiencia transdimensional”, simple y sencillamente porque su cerebro no podía generarlas bajo ninguna circunstancia.

Sin lugar a dudas es un vacío que hoy tiene la ciencia el poder determinar con evidencia fuera de toda duda si la conciencia es algo completamente separado del cerebro, o si este último es el que lo genera en su totalidad (que sería la opción más pragmática y “viable” desde el estado de conocimiento actual de la neurociencia). Es por esto que, de entre todo el cúmulo de críticas que se han vertido hacia el libro del Dr. Alexander destaco el de Sam Harris, un reconocido escritor con título de doctorado en neurociencia y autor de varios libros igualmente reconocidos, entre ellos The End of Faith y The Moral Landscape.

Sam Harris también es reconocido por ser un agudo crítico de todo aquello que ha estado relacionado, directa o indirectamente, con la religión en las sociedades y sus implicaciones a lo largo de la historia de la humanidad, particularmente desde el punto de vista de ser o de funcionar como una especie de “sistema” que no ha permitido al ser humano desarrollarse plenamente y que más allá de ser o representar una unión a lo espiritual o a lo divino, ha sido más un lastre que ha permanecido hasta la actualidad. Por esto en su blog publicó una crítica hacia Proof of Heaven, en donde pretende dejar en claro que el Dr. Alexander no ha sido capaz de demostrar que esto haya sido cierto, citando argumentos que van desde la no originalidad del fenómeno, el no aportar evidencia constatable de que las visiones del doctor no hayan tenido lugar momentos antes de que su cerebro se “apagara”, hasta el hecho de no demostrar desde varias perspectivas o instrumentos tecnológicos que realmente sus funciones cerebrales eran nulas (resonancia magnética funcional, tomografías por emisión de protones, etc.) y utilizar términos inexactos o poco claros para explicar y asegurar la existencia del paraíso o del “más allá”.

Sam Harris, author of the book "Letter to a Christian Nation."Sam Harris (Fotografía: Jonathan Alcorn)

Derivado de este artículo de Sam Harris, fue entonces que el blog Skeptico se dio a la tarea de organizar un debate entre ambos para que pudieran exponer cada uno de ellos los argumentos que representaban sus posturas particulares y así poder tener nosotros (el público) una mejor visión, información y opinión de este importante caso. Sin embargo, de forma inexplicable Harris se negó a debatir ya que según él simplemente no hay nada que debatir por la razón de que el Dr. Alexander no ha sido capaz de demostrar que su cerebro realmente estaba “desconectado” o que haya tenido estas visiones antes o durante su franca recuperación. Digo inexplicable porque alguien que ha tenido un gran éxito en los libros que ha hecho, que tiene sólidas convicciones pro-ciencia y pro-espiritualidad, y que además se dice ser de “mente abierta”, su negativa parecería corresponder más al hecho de que realmente no posee una visión plenamente informada y con fuertes dosis de orgullo o inmadurez (sin demeritar sus grandes aportes a la literatura ensayística).

El mismo Harris de hecho reconoció en su blog que no ha leído el libro del Dr. Alexander (solamente leyó el artículo en Newsweek) y que no pretende leerlo dado que considera que no contendría material relevante a tomar en cuenta para argumentar y afirmar la experiencia del neurocirujano. Sin embargo en el mismo portal de Skeptico, el Dr. Alexander respondió con una serie de detalles técnicos y médicos que ilustran el estado fatal en el que se encontraba mientras padecía la infección así como también el hecho de que puede afirmar que ningún colega suyo y ningún médico de los que ha consultado personalmente ha podido a ciencia cierta demostrar que un caso así se haya repetido anteriormente. El autor de este artículo en Skeptico (Alex Tsakiris), que asegura haber leído el libro, menciona que Proof of Heaven parte realmente desde un punto de vista escéptico y que progresivamente va respondiendo preguntas obligadas y encaminadas a intentar resolver el misterio con la ayuda de científicos, médicos e investigadores.

¿Qué es realmente la conciencia?, ¿cómo se relaciona con nuestro cerebro y en qué medida?, ¿cómo podemos unir o desunir los conceptos de alma y conciencia?, ¿realmente después de la muerte lo que permanece “existiendo” es nuestra conciencia y seguiremos “viviendo” bajo otras formas?, ¿hasta dónde la ciencia puede explicar o demostrar esto o lo contrario?… sin duda que con la experiencia que nos comparte el neurocirujano no podremos resolver ninguna de estas preguntas y muchas más, pero sí nos invita a reflexionar, a conocer, y sobre todo, a seguir explorando más acerca del apasionante tema del “qué nos espera del otro lado“.

Referencias:

  • Newsweek en Español, edición 26/noviembre/2011. “La ciencia del cielo“, Dr. Eben Alexander
  • Blog Sam Harris, “This must be heaven“, Sam Harris
  • Skeptico, “189. Sam Harris Won’t Debate Dr. Eben Alexander on Near-Death Experience Science
  • Meningitis: MedlinePlus enciclopedia médica
Anuncios

Comenta acerca de este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s