El origen del futbol

El futbol es sin duda el deporte más popular del planeta, ese que es muy sencillo de jugar y de entender, pero al mismo tiempo muy complejo de definir desde todas sus aristas. Este es el único deporte que es capaz de mover multitudes ingentes en todos los países, desde llenar plazas y bares cuando las selecciones nacionales disputan un partido de un Mundial en un estadio de vanguardia arquitectónica y tecnológica, hasta congregar a un puñado de niños en un terreno polvoriento en la lejana África, en la remota Siberia o en la calle que tenemos enfrente, soñando con ser el próximo Messi o Didier Drogba.

Sin embargo todos nos hemos preguntado por lo menos alguna vez, ¿de dónde viene este deporte?, ¿cómo empezó?, ¿quién o quienes fueron los primeros en imaginar, diseñar, construir y patear una pelota?, ¿quién le dió forma al futbol que conocemos hoy en día?, ¿quién fue el Bofo Bautista de la antigüedad? (bueno, tal vez esa última pregunta no).

En primera instancia podemos decir que fueron los ingleses quienes inventaron el futbol, pero solamente lo son en cuanto a la reglamentación y el modo de juego que persiste en la actualidad, sin embargo su origen se remonta varios siglos antes de Cristo en lugares muy distintos a Inglaterra…

Existen numerosas investigaciones cuyo objeto de estudio refiere al hecho de la existencia de ciertos rituales, actividades o “juegos” que las civilizaciones de antaño tenían en su amplio repertorio cultural, y sin duda no podía faltar un juego donde se viera involucrada una pelota. Una figura tan sencilla como una esfera comenzó a ser el protagonista de estos juegos, y el cual nos remite al menos a una docena de ellos a lo largo y ancho del planeta. Derivado de estas investigaciones han quedado claras dos cosas: que el balón se jugaba con el pie desde hacía miles de años (por lo menos 3,000) y, segundo, que no existe ningún motivo para considerar el juego con el pie como una forma secundaria derivada del juego “natural” con la mano (FIFA.com)

Se ha dicho mucho acerca del origen del futbol en Oriente, en específico en la antigua China, sin embargo hay que hacer mención del mítico juego de pelota surgido nada menos que en esta región del continente americano, en Mesoamérica, con la antigua civilización de los olmecas. Según refiere una investigación de la Universidad de Valencia, a través de su departamento de Educación Física y Deportes, en el sitio de Paso de la Amada, Chiapas, se localizó la que es hasta el momento la cancha más antigua del mundo datada entre 1400 y 1250 a.C. Lo que significa que este deporte-ritual ya existía hace casi ¡3,500 años!

Cancha de juego de pelota en Chichén Itzá. Fuente: EFDeportes

Dicha investigación también menciona que es posible que las cabezas colosales, maravillosos ejemplos de la escultura olmeca, representen precisamente a jugadores de pelota decapitados (Castro, Ortíz, et. al.).

Es aquí que desde Mesoamérica nos vamos, momentáneamente, hasta la lejana China, donde se tiene registro, entre los siglos V y III a.C. (durante la dinastía Han), de un juego muy parecido al futbol en donde los integrantes del ejercito imperial chino se entrenaban mediante la conformación de dos equipos y con una pelota casi redonda (hecha de cuero rellena de plumas o de raíces duras) debían intentar introducirla en una especie de “portería” que consistía en un “agujero recortado en una tela seda y colgada en lo alto de dos palos de bambú a unos 9 metros” (Historias de la historia). A este juego se le llamaba tsu chu o Ts’uh Kúh.

Representación del Ts’uh Kúh o tsu chu. Fuente: Historias de la historia

Asimismo se mencionan variantes de este deporte en donde sí se utlizaban las manos y sólo se requería de burlar a los rivales con la habilidad nata del guerrero, tanto en China como también en Japón, en donde surgió el denominado Kemari. Este deporte era más una cuestión meramente ceremonial, que si bien exige cierta habilidad, no tenía ningún carácter competitivo como el tsu chu chino, puesto que no hay lucha alguna por el balón.

Regresamos de nuevo a Mesoamérica para retomar el ya mencionado juego de pelota, pero ahora durante el periodo donde apareció y floreció la famosa cultura maya (200 a.C. a 1200 d.C.) que fueron quienes le dieron un realce significativo al deporte que fuera practicado por sus antecesores olmecas. El pok’ta’pok, nombre con el que se le conocía al juego, tuvo uno de sus principales escenarios la cancha (mostrada en la imagen previa) de Chichén Itzá.

Tiempo después aparece en el Valle de México la civilización de los mexicas, quienes se dice que practicaban el juego de pelota o tlachtli con una pasión exacerbada (Yánez, 1996). Este juego era prácticamente el mismo que el pok’ta’pok maya, salvo diferencias relacionadas con algunas mediciones de la cancha de juego y otros detalles mínimos, pero la esencia del juego se mantenía intacta. El artículo de investigación de la Universidad de Valencia menciona que “a la llegada de los españoles, éstos quedaron fascinados, lo cual se demuestra en las múltiples referencias que se han encontrado en escritos de misioneros como Fray Bartolomé de las Casas o Fray Bernardino de Sahagún. Incluso Cortés, en 1528, llevó a España algunos jugadores para hacer una demostración frente al Rey Carlos V”.

Retrociendo un poco en el tiempo nos vamos hasta la antigua Grecia, donde al parecer se tiene registro de que fueron los primeros en inventar una pelota rellena solamente de aire desde el siglo III a.C., es decir, prácticamente contemporáneo con la aparición del tsu chu en China. Los griegos llamaron a esta actividad o deporte episkyros o epislcyros, aunque este se jugaba principalmente con las manos y se considera más un antecesor del balonmano o del rugby. En Roma evidentemente también existía un deporte similar y era el denominado Haspartum, quienes le imbuyeron de una organización más sofisticada, con una cancha rectangular, bien señalizada, de cierto tamaño, conformación de dos equipos y un sistema de reglas sencillas que delineaban el objetivo de llevar el balón a una zona del terreno rival y realizar la mayor cantidad de anotaciones. Se menciona que fue también un antecesor del rugby aunque con más elementos cercanos al futbol.

Representación del futbol de carnaval de la Europa medieval

Conforme pasó el tiempo, en Europa se fueron diversificando las actividades o deportes que partieron de la influencia del Haspartum e incluso dentro de las mismas regiones, como es el caso del soule en Francia, practicado entre los siglos XI y XIV, en plena Edad Media. Esta especie de futbol de carnaval era un auténtico espectáculo que llegó a involucrar pueblos enteros y que por lo general se convertían en batallas encarnizadas por la disputa de la pelota y donde se valía de todo. Este deporte llegó a prohibirse en varias ocasiones e incluso la Iglesia amenazó con excomulgar a todo aquel que lo practicara.

Pero si este deporte era considerado muy violento, sólo habría que voltear a ver de nuevo de este lado del charco, en especial en lo que hoy es Estados Unidos. Los indios americanos nativos practicaban un deporte de difícil pronunciación, el Pasuckaukohowog, del cual se dice que eran juegos espectaculares e increíblemente violentos. A menudo los jugadores se retiraban con los huesos quebrados y otras serias lesiones. Este deporte-ritual era una colorida y carnavalesca batalla con ¡¡1,000 jugadores!! repartidos en dos bandos o equipos.

Finalmente, damos un brinco de varios siglos en el tiempo para terminar con lo que sería el origen del futbol moderno, tal y como lo conocemos y como lo disfrutamos hoy en día, en televisión, en la cascarita con los amigos o como jugador profesional. Aquí es donde finalmente entran de lleno los ingleses con una serie de esfuerzos que se fueron dando desde el siglo XVI en las escuelas británicas como un esfuerzo conjunto para eliminar el componente violento del fútbol y transformarlo en un deporte de equipo que fuera beneficioso para los chicos de las escuelas.

No fue sino hasta el siglo XIX que se dieron esfuerzos ya coordinados por reglamentar y estandarizar esta actividad que ya para entonces tenía un gran arraigo en las escuelas británicas. Surgieron así dos vertientes principales conocidas como las Reglas de Cambridge (1848) y las Reglas de Sheffield (1857) como precursores de lo que sería después en el año de 1863 el nacimiento de la Asociación de Fútbol (FA), que hoy en día aún existe y que dio pie al surgimiento del campeonato vigente más antiguo del mundo el cual lleva su nombre, la FA Cup.

Logotipo de la FIFA, fundada en 1903

Después como sabemos surgieron instituciones para intentar regir este deporte a nivel internacional como lo fue la Asociación de Fútbol Internacional Board (IFAB) en 1886 (aunque con injerencia limitada al Reino Unido) y finalmente la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) en París en el año de 1903.

Como podemos ver, el futbol no es un deporte que tenga más de siglo y medio de existencia, sino que posee un linaje e historia extensísimos, y que al mismo tiempo su nacimiento no es ni remotamente endémico, sino que sus orígenes ancestrales se diversificaron a lo largo y ancho del planeta, haciendo acto de presencia en prácticamente cada civilización que existió, variando a través del espacio y del tiempo, enfrentando y separando a grupos y pueblos enteros, pero al mismo tiempo uniéndolos por medio de ese mágico objeto esférico que hoy llamamos balón.

Es así que el futbol nos llegó de muchas partes… y llegó para quedarse.

Anuncios

Comenta acerca de este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s