Caballo de Troya 1: Jerusalén (J.J. Benítez)… El inicio de la gran saga

Escribo este artículo una vez que he podido terminar de leer el noveno y último capítulo de esta serie (Caná), así como también de una somera investigación acerca de las fuentes en las cuales el autor se inspiró, y con total certeza puedo decir que esta historia es una o quizá la que más me ha impactado de las que he leído desde siempre (eso sí, aún soy joven, me falta mucho por leer y conocer).

Caballo de Troya 1: Jerusalén

Sin lugar a dudas es una serie que desde el inicio hasta el final, aún y a pesar de su estilo narrativo inundado de un sinnúmero de detalles técnicos, vericuetos descriptivos, historias y personajes secundarios y/o tangenciales al eje central de la historia, me mantuvo siempre metido en la lectura, aprehendido en su narración, arrancándome emociones tan dispares y en no pocas ocasiones tales como la sorpresa, la indignación, alegría, asombro, suspenso, momentos de reflexión, de detener la lectura e investigar y corroborar datos ahí mencionados y sobre todo, una profunda admiración.

No tengo ninguna duda asimismo en decir que es una obra, en este caso el primero de la serie (Jerusalén), que ha despertado una polémica insaciable, tanto hacia el autor Benítez como a la historia misma, desde el punto de vista literario como de los orígenes del mismo, pero a pesar de esto dejo aquí mi reflexión personal acerca de esta gran novela-testimonio (tal como la clasifica la contratapa del mismo en una de las ediciones) que sinceramente, sin importar en qué creamos, a qué grupo religioso pertenezcamos o con qué inclinaciones filosóficas o espirituales simpaticemos, de vez en cuando vale la pena abrir un poco la mente y conocer, como en este caso, esta historia alternativa del que ha sido uno de los seres humanos más enigmáticos y revolucionarios de la historia de la humanidad… Jesús de Nazaret.

Como mencioné líneas arriba, cuando uno investiga al menos un poco acerca del autor de una obra que nos gusta o del cómo hizo para redactarla, en este caso nos encontramos con que Juan José Benítez, escritor y periodista español radicado actualmente en Cádiz, realmente no obtuvo la historia completa de Caballo de Troya de un supuesto mayor norteamericano (protagonista del mismo) tal y como lo cuenta en las primeras 73 páginas de esta primera entrega.

Sin embargo en este artículo no profundizaré sobre las fuentes de “inspiración” (muchos lo llaman plagio) de las cuales bebió Benítez, eso planeo hacerlo en un escrito próximo para inaugurar la sección de “El origen de…” en este blog, pero puedo adelantar que el autor utilizó básicamente 3 fuentes principales: El Libro de Urantia, el Evangelio apócrifo de Tomás incluido en los documentos de Nag Hammadi y los documentos UMMO. Pero como digo, aquí platicaré únicamente acerca de la obra en sí.

JerusalénImagen tomada del sitio sobreturismo.es

Caballo de Troya 1: Jerusalén inicia contando todas las supuestas peripecias y dificultades por las que tuvo que pasar Juan José Benítez hasta conseguir los famosos papiros redactados por un mayor norteamericano de la USAF, a quien conoce tanto en Villahermosa como en Yucatán, en la pirámide de Kukulcán, antes de su muerte en agosto de 1981, todo esto aderezado a su vez de la resolución de algunos enigmas que iban dando forma al halo de misterio que envuelve a esta obra.

Una vez que comienza el relato del mayor, el cual durante la Operación Caballo de Troya será conocido por el nombre de Jasón, este describe el surgimiento y detalles científicos de este proyecto supersecreto realizado por el ejército norteamericano en pleno corazón de Israel, y que en síntesis planea enviar al mayor ya mencionado y a Eliseo, un ingeniero informático, en un viaje hasta el año 30 D.C.

Estos dos aventureros viven entonces in situ, en especial Jasón en el papel de observador presencial, lo que serían los últimos 8 días de vida del Maestro en la impresionante y majestuosa Jerusalén de inicios del milenio antepasado y sus alrededores, Betania y el Monte de los Olivos. Jasón vive así con intensidad y narra con un inusitado lujo de detalles cada minuto, cada acción y cada palabra de Jesús, empezando con el día en que se reúne este último con la familia de Lázaro en Betania (un mes después de su milagrosa resurrección), pasando por la entrada triunfal a Jerusalén, la épica Última Cena con los apóstoles, el retiro y captura de Jesús por parte de los levitas y la guardia romana en el huerto de Getsemaní, la Pasión y Muerte desde la Torre Antonia hasta la crucifixión en el Gólgota, finalizando con su resurrección en la cripta propiedad de José de Arimatea.

Caballo de Troya 1: Jerusalén, como mencioné, está plagado de un impresionante lujo de detalles y una riqueza cultural e histórica que le brinda a la obra el estatus de una investigación de un elevado rigor científico e histórico verdaderamente impecable, citando una innumerable cantidad de fuentes de carácter real, tales como el judío romanizado Flavio Josefo (considerado una de las fuentes históricas más citada y reconocida de aquella época), una gran variedad de tratados y escritos rabínicos, investigaciones de muchos historiadores actuales, etc.

Este cúmulo de detalles que dotan a la novela de un realismo admirable incluyen descripciones pormenorizadas de la ciudad de Jerusalén, su arquitectura, sus olores, colores, su gente, los sonidos y su misticismo innato; descripciones técnicas y pormenorizadas de la vegetación de toda la región de aquella época, pasando a través de este mismo proceso descriptivo todo acerca del comercio, la fastuosidad de las festividades religiosas como la Pascua, la vestimenta, su gastronomía, la “industria” (entendida desde el punto de vista de los procesos productivos y los oficios de aquella época), así como también un análisis extenso de la situación económica-política-social de la Israel del año 30.

La crucifixiónImagen tomada del blog Crossing KidCity Blog

Pero quizás lo que es la parte más enriquecedora de Caballo de Troya 1: Jerusalén es sin duda su protagonista, el personaje principal, ese ser enigmático y admirable llamado Jesús de Nazaret, que a través de sus palabras y enseñanzas, tanto a sus apóstoles, a la gente que lo siguió en todo momento y al mismo Jasón, cautiva sin duda al lector y transfigura a Él en alguien que va mucho más allá de lo que establece la Biblia y toda concepción pragmática actual, en Alguien más cercano, más humano, más entrañable, un Hombre-Dios que es capaz de estar por igual con ricos y pobres, judíos y paganos, hombres y mujeres, sin importar el aprisionante, inhumano y rígido código moral de la época.

El libro retrata a un Jesús distinto, (Yeh’osua) cuyo mensaje choca frontalmente con el establishment del Vaticano, que constituye sin duda un punto álgido y polémico en torno a esta obra, además de las ya señaladas al inicio de este post. Esta idea central (el supuesto verdadero mensaje de Jesús) y muchos otros conceptos periféricos, así como una constante desmitificación de la parafernalia simbólica que ha envuelto a la figura de Jesús a lo largo del tiempo, de los personajes que convivieron con él, y de todo el escenario histórico real de la época, le da a Caballo de Troya 1: Jerusalén un impresionante sentido lógico y racional, una estructura envidiablemente bien diseñada y un aprendizaje nada desdeñable.

Aunado, como he mencionado, a las fuertes críticas hacia el autor por la cantidad de obras que han resultado ser un plagio de otros trabajos, su constante negativa a aceptar claramente este hecho innegable y en el que Caballo de Troya se encuentra incluido, ha habido también fuertes críticas hacia el aporte literario de Caballo de Troya 1: Jerusalén en cuanto a novela histórica, literatura fantástica o cuando menos en su calidad como tal. Campo Ricardo Burgos López, en el sitio QuintaDimension.com, realiza un análisis de la obra desde este último punto de vista (sin meterse en temas del plagio ni con el autor), calificando al “Jesús de Benítez” como un “burgués de izquierdas del siglo XX”, “extraterrestre plagado de trucos de magia” y de una “historia de buenos y malos, donde el bien gana”, para concluir que Caballo de Troya no es más que una falla atroz (aunque reconoce haber leído sólo el primer libro de 9 en total).

Así como hay una buena cantidad de críticas similares y una atmósfera plagada de polémica (insisto, más por el hecho de los plagios que del contenido en sí), también existen muchos sitios y foros de discusión (entre ellos Foro Troya) donde se habla muy bien de la obra y una gran cantidad de comentarios de personas que han reconocido que la obra les impactó tanto que han cambiado su forma de ver la vida, al prójimo, de haber activado esa parte “espiritual” que tenemos todo ser humano, de convertirse en suma en personas más reflexivas y sensibles a su entorno.

En resumen, Caballo de Troya 1: Jerusalén es una novela histórica cargada de un impresionante sentido lógico, diseñado magistralmente para que cada personaje, cada sitio, cada palabra y cada acción tengan un por qué, rodeado a su vez de un increíble detalle en los rubros arquitectónico, social, político, histórico, botánico, gastronómico, etc., y que presenta a un Jesús de Nazaret diferente al establecido por el status quo cristiano-católico, indudablemente cercano, empático, entrañable y que desprende un Amor sin precedentes a sus semejantes. Aún y a pesar del origen de la obra, de la imagen de su autor y de su estilo narrativo, Caballo de Troya 1: Jerusalén es una obra 100% recomendable.

Anuncios

11 pensamientos en “Caballo de Troya 1: Jerusalén (J.J. Benítez)… El inicio de la gran saga”

  1. Yo estoy recien en la pagina 207 , y … la verdad me tiene atrapado, es un material que da para profundizar lo poco que conocemos de jesus , y aunque soy un muy mal lector , he leido como 4 libros en mi vida y no me da verguenza decirlo , ( no tengo el habito) , pero aqui estoy atrapado leyendo el Caballo de troya 1 , espero llegar al 9 , tengo hasta el nro 7 , en todo caso me esta enriqueciendo por donde lo mire , sabemos tan poco de él , que lo que rescate de este liubro será beneficioso para el alma ” lo recomiendo ”
    Juan Carlos Solar

  2. yo lei los 9 libros de caballo de troya y debo decir que este libro marco mi vida asi es cmo me imagino que fue jesus y no como nos han vendido la imagen los de la iglesia catolica de el y estoy de acuerdo que jesus fue extraterrestre abran los ojos piensen analizen yn poco sobre el padre nuestro como empieza no quiero entablar una discusion pero las cosas no son como nos las hacen creer el que tenga ojos que mire eso es todo

Comenta acerca de este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s