El nuevo paradigma de las farmacéuticas: medicamento busca enfermedad

Los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que, en cambio, sí desarrollan medicamentos para que sean consumidos de forma crónica y serializada. Esta última frase si la menciona un blog normal (como éste), o una columna de alguien que no es especialista en el tema, puede pasar completamente desapercibida o podremos estar medianamente de acuerdo y el tema quedaría en el olvido unos minutos después. Sin embargo, cuando lo menciona un Nobel de Fisiología y Medicina, la cosa es realmente más seria de lo que parece.

Dinero en industria farmacéutica

La persona a la que hago mención es el Dr. Richard J. Roberts, ganador del premio Nobel ya mencionado en el año de 1993 (en conjunto con Phillip A. Sharp), por sus descubrimientos en la rama de la genética. Por supuesto no es la única autoridad en el tema que ha realizado duras declaraciones en contra de esta industria, además de que existen muchas pruebas que confirman las prácticas amorales y antiéticas de los monstruos farmacéuticos.

En una entrevista que el Dr. Roberts ofreció al diario español La Vanguardia, y que en mayo de 2011 publica a su vez el diario mexicano Vanguardia, menciona de forma clara que en muchas ocasiones a las farmacéuticas no les interesa investigar sobre medicamentos que curen por completo una enfermedad, ya que este modelo no les resulta rentable. Pone como ejemplo a los antibióticos, los cuales se han dejado de investigar de forma más profunda porque resultan ser demasiado efectivos (es decir, curaban bien). “Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, -menciona Roberts-, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas”.

Pero como bien comentaba al inicio, no es la única autoridad en el tema que ha comentado al respecto, ya que otro premio Nobel (Química, 2009) como el Dr. Thomas Steitz ha criticado de la misma manera a las grandes farmacéuticas. El mismo diario español que realizó la entrevisa a Roberts, publica las declaraciones de Steitz en agosto del 2011, que realmente son muy similares a las realizadas por su colega.

Relacionado con este mismo tema, me encontré con una columna en el sitio del diario El Universal, del médico cirujano mexicano Arnold Kraus, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) hasta 2005, profesor de ética médica en el posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM, con 11 libros publicados y miembro del Colegio de Bioética en México. De esta columna se deriva el título de este post, en cómo en los últimos años este paradigma (medicamento en busca de enfermedad) ha tomado un lugar preponderante en la industria de la salud a nivel mundial. El Dr. Kraus enfatiza el caso de uno de los gigantes de las farmacéuticas, los laboratorios GlaxoSmithKline (GSK), tercera a nivel global en cuanto a ventas (una empresa auténticamente multimillonaria).

Mafias farmacéuticas

Esta farmacéutica ha sido recientemente multada por el gobierno de los Estados Unidos, por modificar las indicaciones de viejos fármacos, buscar patologías con el objetivo de venderlos sin respaldo científico, prácticas de ocultamiento de la información en los efectos terapéuticos y adversos de estos fármacos y de sobornos a una gran cantidad de médicos con el fin de vender y promocionar sus productos sin cuestionar la calidad de los mismos. Un asunto realmente GRAVE, que desemboca en una actitud completamente antiética por parte de estas empresas (que en el mundo de los blogs y medios alternativos ha tomado el nombre de FARMAFIA). El Dr. Kraus menciona los casos de los antidepresivos Paxil y Wellbutrin como los medicamentos en los cuales se realizaron todas estas prácticas por parte de la citada GSK. La multa a la farmacéutica asciende a 3000 millones de dólares.

Sin embargo, con estas cifras siempre es interesante compararlas con algo más, y esta multa se queda lejos si se compara con lo que la industria farmacéutica reportó de ventas en el año 2010, las cuales estuvieron alrededor de 300 billones de dólares, según la organización Medical Billing & Coding.

Ganancias millonarios de farmacéuticas 2010

El sueño de cualquier farmacéutica, menciona también el Dr. Kraus, consiste en ampliar las indicaciones de sus medicamentos. Abarcar más es sinónimo de más enfermos, y por consecuencia, más enfermos implica más ganancias. Un auténtico circulo vicioso que gira alrededor de la falta de ética total. Estas políticas no sólo se han puesto en práctica en GSK, de la misma manera que el banco HSBC no sería el único en el que el lavado de dinero o la existencia de cuentas depositarias de dinero ilícito sean un caso real.

En cuanto al tema de los sobornos o del pago a doctores para la promoción (o preferencia) de ciertos productos sin cuestionar su calidad o sin tener respaldo científico, Medical Billing & Coding presenta las cantidades destinadas a este fin. Alrededor de 17,000 médicos se encuentran involucrados (sólo en EUA), de los cuales 380 recibieron cerca de 100,000 dólares cada uno. Para esto, la mayor parte de los pagos iban destinados a realizar conferencias, establecer compromisos con clientes, viajes en primera clase y hospedajes en hoteles de lujo. Eli Lilly Corp y GSK son los casos más significativos. ProPublica (base de datos) presenta los nombres de todos estos profesionistas.

Pagos a Médicos 2010: Medical B&C

Con todo esto podemos decir que las farmacéuticas han perdido gran parte de la buena imagen (si no es que toda) que actualmente deberían tener, una imagen de organizaciones o empresas ejemplares, impulsoras de la investigación sin enfoques meramente mercantiles, sin embargo sobran los casos en donde las malas prácticas y la corrupción han sido una constante en esta industria. Por supuesto que todo esto no sería de este tamaño si no fuera por la complacencia de las autoridades, agencias de salud y publicistas (incluidas las televisoras) que también se llevan buena parte de las ganancias (estaría bien darle una ojeada al caso aquí en México de la familia González Torres, las farmacias del Dr. Simi y los famosos “vales de medicina” tan promocionados por EPN en su campaña).

Este nuevo paradigma de las farmacéuticas no puede seguir de este modo, y resulta de suma importancia dar a conocer casos como éste e imponer multas realmente ejemplares. Finalmente como dice el Dr. Kraus, “la industria farmacéutica tiene derecho a modificar sus paradigmas, sólo cuando la ética es el motor“. ¿Surgirá un nuevo paradigma basado en la ética?, ¿O seguirá reinando la máxima “medicamento busca enfermedad”?

Anuncios

Comenta acerca de este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s